Biblioteca Nacional Austriaca

Biblioteca Nacional Austriaca

Construida en el siglo XVIII bajo el mandado del Emperador Carlos VI, la Biblioteca Nacional Austriaca es una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo.

La Biblioteca Nacional Austriaca es una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo. El emperador Carlos VI encargó la construcción de esta joya arquitectónica del barroco en el siglo XVIII, para utilizarla como biblioteca de la corte.

La Sala Imperial

La sala principal de la Biblioteca Nacional Austriaca es la Sala Imperial (Prunksaal), una estancia imponente con una longitud de más de 70 metros.

Allí, en un ambiente idílico, rodeados de estatuas de mármol, pinturas y frescos en el techo, se encuentran las estanterías de madera de castaño en las que se conservan más de 200.000 libros impresos entre los años 1500 y 1850.

Entre tantos libros, se encuentra la colección de 15.000 volúmenes del Príncipe Eugenio de Saboya, además de diversos libros procedentes de bibliotecas monásticas que fueron cerradas durante las reformas religiosas de José II.

Una gran colección

La Biblioteca Nacional Austriaca tiene más de ocho millones de libros y otros objetos que se exponen, además de en la biblioteca, en el Museo del Papiro y el Museo del Globo Terráqueo, colecciones que la convierten en una de las bibliotecas más importantes del mundo.

Una biblioteca que sorprende

La Biblioteca Nacional Austriaca es, más que una biblioteca, un elegante museo decorado con gusto. Está situada en el centro de la ciudad y no es necesario demasiado tiempo para la visita, razones añadidas para no dejar pasar la oportunidad de conocer una de las bibliotecas más bonitas del mundo.

Horario

Todos los días de 9:00 a 21:00 horas.

Precio

Adultos: 7€.
Estudiantes y Vienna Card: 4,50€.
Acceso gratuito con Vienna Pass.

Transporte

Metro: Herrengasse, línea U3; Stephansplatz, líneas U1 y U3.
Autobús: Albertinaplatz, línea 3A.