Cripta Imperial de Viena

La Cripta Imperial (Kaisergruft) es el lugar en el que descansan los restos de la realeza austriaca. En ella hay más de 150 sarcófagos, el más visitado, el del emperador Francisco José.

La Cripta Imperial (Kaisergruft), situada debajo de la Iglesia de los Capuchinos, es el lugar en el que descansan los restos de la realeza austriaca.

En la Cripta de los Capuchinos (o Cripta Imperial) se guardan las sepulturas de los miembros de la nobleza desde el año 1633, entre ellas las de 12 emperadores y 18 emperatrices.

Entre los casi 150 sarcófagos de la cripta, algunos de los más destacados son el de María Teresa o los de Francisco José I, la Emperatriz Sisi y el príncipe heredero Rodolfo.

La Iglesia de los Capuchinos

La Iglesia de los Capuchinos (Kapuzinerkirche) fue construida entre los años 1622 y 1632 en un estilo barroco. Se trata de una pequeña iglesia muy sencilla a la vez que agradable. Una vez en el interior sorprende la escasa decoración, formada solamente por varios cuadros colgados en sus claras paredes.

Una visita sorprendente

Los féretros de la Cripta de los Capuchinos son verdaderas obras de arte que muestran el poder de los personajes que descansan en su interior. Resulta especialmente sobrecogedor ver el gran número de minúsculos féretros en los que descansan los niños que sufrieron muertes prematuras.

Horario

Todos los días de 10:00 a 18:00 horas (jueves desde las 9:00).
Cierra el 1 y el 2 de noviembre.

Precio

Adultos: 18€.
Estudiantes y mayores de 65 años: 14€.
Niños hasta 14 años: 9€.
Acceso gratuito con Vienna Pass.

Transporte

Metro: Stephansplatz, líneas U1 y U3.
Autobús: Plankengasse, línea 3A.