Museo del Reloj

Museo del Reloj

El Museo del Reloj de Viena contiene una de las colecciones de relojes más destacables de toda Europa. En su exposición se encuentran relojes desde el siglo XVII.

Situado en el Palacio Obizzi, un histórico edificio que data de 1690, el Museo del Reloj (Uhrenmuseum) contiene una de las colecciones de relojes más destacables de toda Europa.

Fundado en 1917 como parte de la colección del Wien Museum, el Museo del Reloj de Viena documenta la forma de medir el paso del tiempo desde el siglo XV hasta nuestros días.

Las exposiciones

En el museo se muestran modelos de relojes de diferentes épocas procedentes de todas las partes del mundo. Es así como se puede ver uno de los ejemplos más pesados, el mecanismo del reloj de la torre de la Catedral de San Esteban, de 1699, así como los especiales relojes fabricados en la Belle Époque, algunos relojes de bolsillo, otros fabricados con velas, relojes de cuco o algunos incrustados en cuadros.

Una de las estrellas del museo es un reloj astronómico del siglo XVIII que, además de mostrar la hora, era capaz de indicar los eclipses solares y lunares, la longitud de los días y las fases orbitales de los planetas, entre otras curiosidades.

A cada hora en punto, las tres plantas del museo se convierten en el escenario de un concierto en el que los relojes son los protagonistas. Relojes de cuco, carillones, desde los más pequeños hasta los más grandes quieren deleitar al visitante con su sonido especial.

Para todos los gustos

El Museo del Reloj se encuentra situado en el centro de la ciudad y creemos que su visita merece la pena, ya que no hace falta ser un apasionado de los relojes para disfrutar de las exposiciones. Es un lugar que realmente sorprende por la belleza de algunas de sus piezas y la complejidad de algunas otras.

Horario

De martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.
Lunes: cerrado.

Precio

Adultos: 7€.
Estudiantes menores de 26 años, Vienna Card y mayores de 65 años: 4€.
Menores de 19 años: entrada gratuita.
Primer domingo del mes: entrada gratuita.

Transporte

Metro: Stephansplatz, líneas U1 y U3.
Autobús: Brandstätte y Bognergasse, líneas 1A, 2A, 3A.